Simbad el Marino

Primeros viajes de Simbad el Marino.

El cuento es de Simbad el Marino; él cual le cuenta a Simbad el cargador de cómo después que su padre le había dejado una inmensa fortuna, al final fue tanto el derroche que termino pobre y miserable.

Lo poco que ya le quedaba, lo vendió y se embarco con unos mercaderes navegando durante semanas, hasta llegar a una isla que resultó ser una gigantesca ballena.

Producto de una fogata que hicieron algunos tripulantes sobre la ballena, ésta hizo que la misma se moviera con gran fuerza sumergiéndose a las profundidades del mar. Gracias a Alá, quien le envió un barril a Simbad, ayudo a que sobreviviera la mayor parte la embarcación.

Una vez en tierra firme partió a Bagdag; en este instante Simbad el Marino interrumpe la historia y le da 100 monedas a Simbad el cargador mientras rogaba que volviera al día siguiente para proseguir con la historia.

En el segundo viaje, y poseído por la idea de viajar por el mundo, cuenta que llego a un valle sembrado de diamantes, lleno un saco de ellos y se ató un trozo de carne a la espalda para que un águila finalmente lo sacará del lugar.

Una vez más, interrumpe la historia y le ofrece 100 monedas más al chico para que lo visite al día siguiente.

Otros viajes de Simbad el Marino

En este tercer viaje, cuenta que no se quedó en Bagdag a disfrutar de la fortuna, sino que embarcó a lugares nuevos.

Mientras estaba en altamar, fue sorprendido por una tormenta y fue arrojado a una isla habitada por unos terribles enanos, que lo agarraron y lo hicieron prisionero.

Los enanos lo llevaron a él y a la tripulación, a un gigante que tenía un solo ojo y comía carne humana. Por lo que en la noche le clavaron una estaca ardiente en su único ojo y escaparon de ese espantoso lugar.

Nuevamente,  Simbad el Marino le pide a Simbad el cargador, que regrese al otro día para continuar su historia, le da 100 piezas de oro más y se despide.

En el cuarto viaje y partiendo de nuevo de Bagdag, el barco volvió a naufragar en una isla de antropófagos. En el lugar, conoce a la hija del Rey, con quien se casa, pero ella al poco tiempo muere.

La costumbre era enterrar a la esposa junto a su esposo, por lo que logró escapar regresando de nuevo a Bagdag lleno de joyas.

Moraleja de Simbad el Marino

Mensaje de luchas e inconformismo, siempre logró sacar lo mejor de cada viaje, y con algo de astucia pudo sobreponerse a todo.

Al final, Simbad el cargador acepta vivir con él; tras su ofrecimiento.

Simbad el Marino

Simbad el Marino, es un cuento conocido a nivel mundial como las “Mil y una Noches”; es la historia de un naufrago marinero escrita en Egipto alrededor del año 2.200 A.C, durante el imperio nuevo.

Esta obra está impregnada por elementos de la odisea de Homero. La primera edición impresa en árabe de las “Mil y una Noches”, fue en Calcuta en el año 1814 y 1818; cada cuento tiene el fin de captar el interés del rey Sharyar.