El Cascanueces

Originalmente este cuento infantil fue escrita por Ernst Hoffmann, sin embargo, en la actualidad la renovación de libro fue de Alejandro Dumas, siendo la versión más reconocida, llamándola “El Cascanueces y el rey de los ratones”.

Cuento del Cascanueces

Un mago llega a la casa de los niños Fritz, en donde también estaba Clara, la cual se encuentra emocionada por los regalos que hay en el árbol de navidad.

En la caja, comenzaron salir otros regalos como una muñeca, un oso polar con su cría y un soldado bailarín. Clara quería quedarse con la muñeca que llegó pero su madre le dijo que no podía hacerlo.

Cuento el CascanuecesLa niña evidentemente triste comienza a llorar, ya que su padrino Drosselmeyer fue quien llevó esos hermosos regalos y no podía quedarse con ninguno de ellos, sin embargo, su padrino al verla tan triste, le dio un regalo especial a ella.

Entonces su regalo fue un cascanueces de madera, mientras que el de su hermano fue el rey de los ratones. Pero en medio de una pelea entre los dos chiquillos, el cascanueces se rompe, aunque nuevamente el padrino sale al rescate y lo arregla para dejarlo casi perfecto.

La niña baja cuando la fiesta en su casa termina en medianoche, mirando detenidamente su cascanueces debajo del árbol mientras se queda dormida poco a poco, para que por fin sumergirse en el mundo de los sueños.

El cascanueces cobra vida

Clara al dormirse, sueña que todo cobra vida a su alrededor, en el encuentro, el rey de los ratones y sus compañeros roedores quieren asustar a la niña, pero el cascanueces acompañado con sus soldadores de madera empiezan a defenderla.

El CascanuecesSu hermano Fritz, también ayuda a defenderla siendo capitán de artillería, no obstante, empiezan a perder ante los roedores y en ese momento es que la niña se arma de valor y lanza una de sus zapatillas al rey de los ratones, y es cuando lo derrumba.

El cascanueces mata al Rey y los soldados roedores salen huyendo, siendo ese instante en el que el cascanueces se transforma en un hermoso príncipe que invita a Clara y su hermano a viajar por el bosque mágico.

Cuando llegan al bosque, se dan cuenta de que hay una reina y un rey de la nieve, en donde bailan acompañados de los copos de nieve, donde por ese medio es que se impulsa el trineo con el príncipe. Fritz y ella abordan el trineo para ir a un lugar encantado.

Llegando por fin al mundo de los confites, en donde se encuentran con un hada que escucha la historia del príncipe como cascanueces. Para finalizar, se arma un baile entre Clara y el príncipe y luego los dos niños vuelven a la realidad en el mismo trineo.

Mensaje del cuento

Siempre debemos tener la mente abierta a nuevos mundos, solo así podremos gozar de una maravillosa experiencia.