Un pollito llamado Lito

Los pollitos siempre están pegados uno tras otro detrás de su mamá gallina que los guía en el camino que tienen que hacer, ya sea que se tienen que bañar en las aguas del río, o bien que tienen que recolectar comida, pero generalmente ellos se alimentan de maíz. lio1Esta familia de pollitos se encontraba muy feliz detrás de su madre gallina que caminaba rápidamente, el último de la fila era un despistado que se llamaba Llito e iba bastante atrás que los demás, pero no había problema porque los estaba siguiendo muy bien, el tema es que se distrajo por un momento con un gusanito que se arrastraba en la tierra y le dio algo de curiosidad, cuando miró a su madre, ya no estaba y sus hermanitos tampoco.

Llito se puso a llorar enormemente y nada podía calmar su llanto, encima no salió de inmediato a buscarlo y la madre no se daría cuenta de que faltaba hasta llegar a la casa porque eran muchos los pollitos y no miraba para atrás al caminar por el bosque, entonces estaba totalmente perdido. El gusanito que tanto miraba le comenzó a hablar y le dijo que lo ayudaría a encontrar a su madre si era esa la razón de su llanto, por eso es que comenzaron juntos una búsqueda como amigos. En vez de encontrar a su familia, en su lugar encontraron a un gato que los ayudó durante el camino y que cuidaba a los dos de que nada malo les pase.

Recomendamos leer:   Cuento todos somos diferentes

Siguieron caminando los amigos que cada vez eran más porque el pollito Llito lloraba y sus amigos nuevos lo cuidaban en el camino para que pueda llegar con su madre, pero entonces es que apareció un perro y este también era muy bueno, preguntó porque lloraba el pequeño y se sumó a la búsqueda. Ahora había un gusano, un pollito, un gato y un perro buscando a la mamá gallina.

Con los pasos se comenzó a escuchar que una gallina llamaba con mucha desesperación a Llito y entonces fue cuando reaccionaron de que al fin la habían encontrado, fueron todos corriendo y la madre en recompensa para los nuevos amigos de Llito, los invitó a todos a la casa para poder comer una riquísima comida, pero además los dejó jugar siempre con su pequeño que ahora ya tenía muy buenos amigos para cuidarlo en el bosque y también para que no se pierda nunca más de su hogar que ahora todos ya sabían dónde quedaba.