Tinkerbell

Seguramente no sabías que existe el bosque de las hadas, un lugar secreto que se encuentra alejado de todo el mundo y en donde viven todas las hadas del planeta, incluida en ellas nuestra Tikerbell a quien también muchos llaman campañita;Tinkerbell1 las hadas nacen de las flores de hada, unos bellos retoños que el viento empuja hasta el salón de reuniones, donde son espolvoreados con polvo mágico y que hacen brotar un hada de la flor.

Así nació campañita y su primer paso tras nacer era hacer la prueba para saber que tipo de hada sería; hay hadas jardineras, otras encargadas de hacer nieve, cuidar a los animales, hacer que el viento sople, hacer que crezca la naturaleza y también estaba el grupo de hadas tintineadoras, las encargadas de reparar cualquier cosa que se avería y en este grupo es en el que campañita quedó.

Campañita estaba triste porque ella quería ser un hada de la naturaleza, ya que éstas tenían que salir de su bosque secreto para cumplir con su trabajo y de hecho estaba tan descontenta con el mismo, que termino pidiéndole consejos a una amiga suya, el hada veloz encargada de hacer que el viento sople; está hada, para la mala suerte de campañita, era envidiosa y egoísta y como campañita era muy hermosa, no le caía bien, así que le dio consejos malos para que cualquier cosa que hiciera terminará dañando los preparativos de la primavera, la cual estaba ya muy cerca.

Recomendamos leer:   El hada de los dientes

Tinkerbell2La pobre campañita, sin saberlo, siguió los malos consejos de su amiga y arruinó por completo los preparativos de la primavera que todas las demás hadas se habían esforzado en hacer; todo el mundo estaba preocupado, sino había primavera el invierno tenía que ser más largo y no sólo las hadas del invierno estarían en graves problemas porque tenían que trabajar demasiado, sino que no podrían haber cosechas y tanto los animales como los humanos no tendrían alimentos.

Aquello parecía imposible de solucionar, todo el mundo estaba desanimado y el Consejo casi se daba por vencido, hasta que un día Tinkerbell trabajó mucho para crear una máquina que fuese capaz de hacer en mucho menos tiempo todo el trabajo que las hadas había hecho y que ella por accidente arruinó; su máquina podía preparar todos los retoños, flores y frutos en rápidamente y las demás hadas sólo tendrían que encargarse de sembrarlos por todo el mundo a tiempo.

El Consejo aceptó la propuesta que campañita ofreció y todo resultó como se esperaba, las hadas reparadoras ayudaron a campañita con la máquina y todo lo que se necesitaba para qué la primavera ocurriera se logró; tan grande fue el logro de campañita que la reina de las hadas le ofreció cambiarse de ocupación si deseaba ser un hada de la naturaleza, pero para ese entonces Tinkerbell ya había comprendido que su ocupación de nacimiento fue la que le ayudó a llegar tan lejos y poder salvar la primavera, así que no aceptó y por el resto de su vida fue la mejor hada reparadora.

Recomendamos leer:   El hada de los dientes