Sara y Lucía van de compras

No es fácil encontrar una amiga para siempre y Sara encontró a Lucía, ellas desde pequeñas siempre fueron amigas, nunca se peleaban ni se llevaban mal por ninguna cosa. sara1Cuando una estaba triste, la otra buscaba la forma de ponerla contenta y también sucedía al revés, su amistad era realmente hermosa, pero las cosas no salieron muy bien cuando fueron juntas a comprar una blusa en el centro comercial. Las amigas llegaron a la tienda de la ropa de la mano, como de costumbre, Sara comenzó a mirar los diferentes modelos que había para probarse y tomó solamente uno para llevar al probador, mientras tanto estaba Lucía esperando a su amiga.

Sara se probó la blusa y salió para mostrarle a Lucía como le quedaba, entonces le preguntó si debía llevarlo. Lucía con toda la sinceridad del mundo le dijo que mejor se busque otro modelo para probar como le queda, Sara tomó tan mal lo que le dijo su amiga que se puso a llorar como loca, se quitó la prenda y muy ofendida se fue de la tienda dejando sola a su amiga sin ninguna explicación. Lucía no entendía nada de lo que ocurría porque solamente había dicho la verdad y eso no está mal, no se puede pedir perdón por decir la verdad.

Recomendamos leer:   Las moscas

Lucía volvió muy triste a su casa sin ninguna noticia de su amiga que realmente esperaba encontrar en el camino, pero no lo hizo. Sara ahora estaba en la casa hablando con su madre para contarle lo que su amiga le había hecho y lo ofendida que se encontraba por ello, pensó que su mamá iba a decirle que había hecho bien en ofenderse, pero realmente no fue así porque ella era la que estaba equivocada en esta situación. La madre de Sara que siempre da muy buenos consejos, le dijo que hable cuanto antes con su amiga, ya que Lucía era mejor como amiga que cualquier otra chica. Al principio no entendió Sara lo que quiso decir su mamá, pero luego le explicó que las verdaderas amigas son las que siempre dicen la verdad y la sinceridad es una cualidad por difícil de encontrar en alguien como para desperdiciar a una amiga así. Pronto se encontraron Lucía y Sara para pedirse perdón, así como también para volver a ser amigas por siempre.