Los hijos del labrador

Había una familia de hombres trabajadores que tenían un padre muy bueno y ya cansado de tanta labor, lo que sucede es que ahora sus niños habían crecido y por eso es que ellos se encargaban de la mayor parte de las tareas de la casa que antes le correspondía, pero a pesar de que eran excelentes con la madera en el bosque, ellos no paraban de pelear en ningún momento.labrador1 Esta actitud no era para nada buena y no los ayudaba a ser mejores personas, ya que pasaban gran parte del día discutiendo y compitiendo para ver quien hacía o más rápido o mejor las cosas que había que hacer. Este padre los quiso ayudar y vaya que lo hizo con la enseñanza que les dejó.

El hombre llamó a todos sus hijos que en total eran 3 y les encomendó una tarea super importante para poder hacer la comida para la noche. Él les pidió que vayan todos juntos al bosque a traer leños para cocinar y así es como lo hicieron los jóvenes. Entraron en el bosque y comenzaron a tomar madera que encontraban por el pasto, pero la competencia no tardó en llegar y entonces ya estaban peleando para ver quien juntaba más leños para llevar a su padre. Terminada la tarea y con peleas de por medio es que llevaron todo lo recogido envuelto por un hilo para que no se esparce.

labrador2Le dieron la leña al padre, quien les pidió que ahora la rompan por la mitad y ellos lo intentaron con todos los leños al mismo tiempo. Sin embargo, no pudieron romper ni siquiera una de las ramas que se encontraban dentro de lo recogido y muy indignados fueron a decirle al padre, quien les dijo que abran el hilo e intenten nuevamente uno por uno con los leños. De este modo los rompieron en segundos y al poco tiempo estaba terminada la tarea.

Al comunicarle los jóvenes a su padre que habían terminado de cortar la leña, él les explicó que cuando ellos 3 están unidos nadie los puede dañar porque entre todos son muy fuertes, pero que cuando pelean son muy fáciles de lastimar porque así es como sucede con los leños y con todas las cosas que están separadas. Luego de esta explicación, los chicos comenzaron a llevarse cada vez mejor, al fin entendieron que los hermanos unidos son irrompibles y separados son fáciles de lastimar por cualquiera que lo quiera hacer y también se dieron cuenta de que ayudándose en las tareas en vez de pelear, las hacían más fáciles y sin tanto esfuerzo como antes.