La bella durmiente

Había unos Reyes que tenían su castillo, pero ansiaban el tener un hijo. Cierto día la Reina se bañaba y de pronto una rana que escucho sus plegarias le dijo:

– Pronto se cumplirá tu deseo, en menos de un año ya tendrás una niñabella durmiente

La Reina dio a luz una princesita bella después que paso el tiempo. Estaban todos muy contentos e hicieron una gran fiesta. Muchas personalidades acudieron a traerle presentes a su hija. Eran 13 hadas en el reino, pero el Rey solo tenía 12 platos de oro así que no invito a una, sin darle mucha relevancia a esto.

Cuando el banquete termino, las hadas le dieron un don a la princesa. Cuando ya iban terminando, apareció el hada que no había sido invitada, la cual estaba muy enojada por esto y dijo:

– La princesa morirá cuando cumpla 15 años, pues se pinchara con el huso de una rueca.

Los invitados se asustaron mucho por esto, pero no sabían qué hacer. Había un hada aun, pero no podía hacer la anulación del encantamiento, pero se le ocurrió esto:

– Ella no morirá, sino que dormirá cien años.

Luego del incidente, el Rey dio la orden de quemar todos los husos que había en el reino, así pensó que se evitaría el encantamiento.

La bella durmienteLuego cuando la princesa creció, comenzaron a florecer todos los dones que le habían dado. Era una princesa hermosa y todo el que la veía se asombraba.

Cuando llego el día: La princesa daba una vuelta por el castillo, pues el Rey y la Reina estaban fuera. Llego a la torre donde se encontró una vieja que hilaba lino.

– ¿Qué es eso? – Pregunto la muchacha y señalo el huso.

Luego acerco su dedo y apenas se rozo pero quedo dormida como se dijo en el encantamiento.

Todas las personas del palacio se quedaron dormidas también. En el exterior del castillo, un seto de rosales silvestres, comenzó a crecer y rodeo todo el castillo. De pronto lo había cubierto completamente. A la princesa se le conoció como Rosa Silvestre.

Había muchos caballeros que pensaban cruzar el rosal y llegar al castillo, sin embargo, era imposible que lo lograran. Cierto día, llego el hijo de un Rey, y este dijo que lo iba a intentar, sin embargo, ya estaba muy cerca de romperse el encantamiento, puesto que casi pasaban cien años, así que el rosal se abrió delante de él, y le permitió entrar al interior.

Comenzó a recorrer el palacio hasta encontrar a la princesa, cuando la vio quedo hechizado. Se le acerco, y cuando le dio un beso ella abrió los ojos después de un largo letargo. Poco a poco, comenzaron a despertar todas las personas que había en el palacio, y también hasta los animales y al final el reino recupero todo su esplendor.

Había un ambiente de alegría gigantesco, y luego tuvo lugar también la boda que se llevo a cabo entre el príncipe y la princesa, estos unieron sus vidas y fueron muy felices por siempre.