El pijama mojado del emperador

El emperador de esta historia era un hombre que tenía un problema enorme, él se hacía pis en la cama durante todas las noches.pijama1 Claro que no sabía porque le pasaba, ni tampoco que tenía que hacer para que le deje de pasar, pero sin darse cuenta, la noche comenzaba y entonces el pis mojaba la cama sin ningún remedio que lo ayude. Sus empleados habían sido contratados para levantar y llevar a lavar las sábanas con sus pijamas durante todas las mañanas sin preguntar nada, pero tampoco podían hablar con el resto del personal de limpieza, ni con pajes, ni con nadie sobre estos temas porque era mucha la vergüenza que sentía el emperador y por eso es que todos los días mandaba a comprar un pijama nuevo.

Una noche se le ocurrió encargar un pijama diferente a los que tenía en la casa porque este era de color púrpura real, lo cual sería solamente usado por gente de la nobleza como él. Nunca había visto un pijama tan hermoso y se lo quiso poner esa misma noche, luego lo mojó con pis como hacía siempre cuando dormía, pero ahora había algo que era diferente y es que esta pintura en el pijama se ponía de color azul al tocar el agua, pero él no lo sabía y así es como salió para desayunar, toda su mancha de pis, ahora era de color azul y muy notoria.

Recomendamos leer:   De sonrisa en sonrisa

pijama2Todos los empleados empezaron a decir por detrás que el emperador se había hecho pis en la cama, luego también las personas de la nobleza y fue un paje quien gritó que el emperador parecía haberse hecho pis, que diga de una vez lo que ocurrió para que dejen de murmurar todos los presentes. Con toda la vergüenza del mundo es que el hombre admitió que tenía este problema tan terrible y que no sabía que hacer por el momento para resolverlo, en vez de reírse, las personas lo entendieron y con el tiempo de haber revelado una verdad tan grande, las cosas cambiaron porque nunca más se hizo pis en la cama.

Cuando el emperador contó su secreto, luego se sintió libre de aquello que estaba escondiendo hacía tanto tiempo, por eso es que pudo al fin reconocer su problema y trabajar con él para resolverlo. Nunca más tendrá que avergonzarse porque una persona que dice la verdad siempre se sentirá libre de haberlo hecho y mejor con sus problemas como uno tan vergonzoso.