El hada de los dientes

Había una vez un “Hada de los dientes”, que se encargaba de recoger los dientes que se les caían a los niños, y en cambio les dejaba un bello regalo, esto era algo que hacía desde que era una niña cuando a ella se le cayó su primer diente, hace ya mucho tiempo atrás. hada1El Ada coloco su diente debajo de su almohada esperando al día siguiente algún regalo hermoso, pero cuando mira bajo la almohada su pequeño diente aún estaba en el mismo lugar donde ella lo había dejado.

Al día siguiente el hada de los dientes quiso probar para ver si pasaba algo nuevo, pero el diente seguía en el mismo lugar.

Tristemente el hada ya no siguió recogiendo más los dientes de los niños, lo cual significo que los niños ya no dejaban sus dientes para ella, si no que comenzaron a dárselos al Ratoncito Pérez. El Ratoncito desde el principio estaba muy contento ya que a ver que tenía muchos dientes y se haría muy rico.

Pero en poco tiempo, el Ratoncito pudo darse cuenta que todo esto era muchísimo trabajo para él solo, ya que era muy grande la cantidad de dientes que tenía que recoger de los niños, y que los que no podía recoger se quedaban sin un regalo.

adaratonEl Ratoncito Pérez pensó en que debería de hablar con el Ada de los dientes, y pensó que encontraría ayuda en ella. Cuando llego el Ratoncito Pérez donde estaba el Ada, la encontró dormida y junto a ella había una carta que decía, “para quien quiera llevarse mi diente”.

El ratoncito ya que era muy inteligente, al darse cuenta de lo que estaba pasando dijo – tomare su diente y dejare para ella un lindo regalo, de esta manera el ratón Pérez pensó que la ilusión llegaría a ella y querría volver a hacer su trabajo.

Al día siguiente que El Ada de los dientes se despertó, se llevó una linda sorpresa al ver que en el lugar donde ella había dejado su diente había un bello obsequio para ella.

el Ada muy contenta grito, -Un hermoso saco mágico para que el guarde los dientes de los niños, justamente lo que ella quería, pero se preguntaba ¿Quién le habría dejado tan lindo detalle?
En ese momento el Ada de los dientes vio una notita que estaba al lado de su cama donde decía, “siento mucho la tardanza, compañera mía. Jamás volveré a fallarte”
Al instante el Ada dijo – El Ratoncito Pérez fue quien me dejo este regalo, yo pensaba que yo no era de su agrado, he sido muy mala con El…
Y desde aquel momento en que el Ada de los dientes se dio cuenta que el ratoncito Pérez no quería ser más que su amigo, se convirtieron en unos grandes socios, para que desde ese momento los niños y las niñas no se quedaran con su diente bajo la almohada y al día siguiente ellos tendrían un bello regalo.