Cuento la liebre y la tortuga

A nadie le gustan las personas vanidosas, pero a los animales tampoco les gustan quienes son orgullosos y se burlan de los demás porque cada uno es bueno en algo diferente y no por eso hay mejores o peores personas o animales en este caso. Esta competencia entre la liebre y la tortuga empezó cuando todos los animales del bosque se cansaron de los maltratos de la liebre, sobre todo la tortuga. Lo que sucedía es que la liebre siempre andaba de aquí para allá hablando de lo maravillosa que era ella y lo tontos que eran los demás. Les decía lentos, torpes, gordos, pequeños y toda clase de cosas para que se sientan mal. Siendo la liebre la más rápida de todas, la tortuga era la que más insultos recibía por ser la más lenta y se lo recordaba todo el tiempo.

La tortuga y la liebreLa tortuga tenía un plan y todos los animales del bosque se extrañaron cuando se acercó a la liebre luego de una última burla y la desafió a jugar una carrera. El hecho de que tuviera un plan no significa que ganaría la carrera porque eso era prácticamente imposible dada las posiciones de cada uno de estos animalitos, pero por lo menos pondría todo su esfuerzo y llegaría a la meta sin importar cuántas horas o días esto le tenga que llevar. Se fijó un lugar de partida, de llegada, todos los animales que reunieron alrededor de la pista y comenzó la carrera.

Recomendamos leer:   El Espíritu del Agua

La liebre le llevó la delantera a la tortuga y por muchísimo, de un modo donde parecía que en minutos terminaría la liebre y la tortuga recién había empezado, pero entonces le dio hambre y faltaba mucho para que su competencia llegue, así fue que se sentó a un costado para comer una zanahoria. Pasó el rato, no había novedades de la tortuga y se quedó dormida para despertar, ganar la carrera y acabar con todo. La liebre durmió tanto que la tortuga estaba a un paso de la meta cuando despertó y por más que corrió ya no la pudo alcanzar. Habían pasado horas desde la partida, pero la tortuga nunca perdió su paso firme y constante.

la liebre y la tortugaAhora la liebre ya no molesta a nadie y nadie la molesta a ella tampoco porque los demás animalitos no son vanidosos como lo era la liebre cuando burlaba a todos los demás. Nunca más jugará en una carrera una liebre contra una tortuga porque tendrá miedo de que la vuelvan a humillar por perezosa.

El cuento la liebre y la tortuga, nos enseña a que nunca debe uno burlarse de los demás y tener exceso de confianza es un obstáculo para lograr nuestras metas.