Cuento el Sastrecillo valiente

Érase una vez un sastrecito que era en verdad muy inteligente y que decidió que no quería pasar el resto de sus días trabajando haciendo arreglos de ropa, así que emprendió un viaje para conocer el mundo y probar suerte en él; mientras estaba dejando todo en orden antes de irse, dejó su pan con mermelada sobre la mesa y resulta que una gran cantidad de moscas separaron en él. Cuento el Sastrecillo valienteCuando llegó y vio su pan estropeado se molestó mucho, así que tomó una tela y con muchas fuerzas golpeó el pan, tanto así que mató a siete moscas de un solo golpe.

Esto le dio una idea y su último trabajo fue abordarse un cinturón que decía: “siete de un golpe” y cuando lo hubo terminado se lo puso muy orgulloso y salió con sólo dos pertenencias, un trozo de queso en un bolsillo y en el otro un pajarito que había encontrado enredado en una ramada; al emprender su viaje se encontró en el camino con un gigante que estaba en un risco contemplando el paisaje, al cual se le acercó para tener un poco de práctica.

El gigante lo vio muy despectivamente por ser un pequeño y al sastrecillo no le gustó, mucho menos cuando le dijo que un chico muy pequeño no tenía que arriesgarse a conocer el mundo; el sastrecillo le mostró el gigante lo que decía su cinturón y éste se quedó un poco asombrado, pero le pidió pruebas para comprobar que era tan fuerte, las cuales realizaría el primero y luego el sastre.

El gigante tomó una roca y la exprimió hasta sacarle un poco de agua y el sastrecillo metió su mano en un bolsillo, sacó el queso y lo exprimió hasta sacarle todo el jugo, impresionando al gigante, que pensó que era una roca; luego el gigante lanzó una roca muy alto y el sastrecillo le dijo: no está nada mal, pero cayó al piso… Ahora mira esto. Acto seguido metió su mano al bolsillo y lanzó rápidamente al pajarito, el cual nunca volvió y el gigante pensó que era una roca.

sastrecillo valiente1El sastrecillo le ganó al gigante y obtuvo su respeto, todo solamente por ser muy inteligente; siguió su camino y llegó hasta un reino, pero estando muy cansado se quedó dormido en las afueras del palacio y mientras descansaba diferentes cortesanos vieron la leyenda en su cinturón y le dijeron al rey que le ofreciese integrarse al ejército, pues no convenía tener a un hombre que mataba a siete de un solo golpe como enemigo.

El rey le hizo la oferta al desastre sito, pero primero le dio diferentes desafíos para comprobar su poder y los cumplió cada uno de ellos sin pelear, sólo con su inteligencia; le mandaron matar a dos gigantes y lo que hizo fue engañarlos para ponerlos a pelear entre sí hasta que murieron ambos. Mató a un unicornio haciendo que chocase contra un árbol y clave su cuerno en él y al lograr todo esto se ganó la mano de la hija del rey y la mitad del reino también.